Hoja digital informativa 2018, 2a edición

Phalaenopsis

el cambio de invierno a primavera! 

Luz

Ahora todavía es febrero y los días no solo son más claros, sino también más largos. La cantidad de luz al día aumenta en los días claros. Esto significa que, durante la fase de crecimiento posterior de las Phalaenopsis, el invernadero ya debe estar blanqueado. Algunos cultivadores lo habrán hecho durante la semana 6/7, pero con la mitad de la dosis normal, como máximo. En general, podríamos decir que un blanqueado estándar reduce la luz con un mínimo de un 50%.

Se suele aplicar durante la última semana de febrero o a principios de marzo. Este método es más bien un método de “todo o nada”. Justamente a partir de la semana 5/6, la irradiación durante el día puede ser demasiado alta por lo que unas mallas de sombra tendrán que proteger los cultivos. Sobre todo, cuando está nublado con periodos despejados, es muy probable que no le dé tiempo a regular bien las temperaturas, por lo que altos índices de luz podrían llegar a los cultivos causando síntomas de quemaduras. Y esto ocurre aún más, cuando después de unos días nublados llega de nuevo el sol. Este cambio puede ser demasiado brusco.

Causa por la cual algunos cultivadores han decidido blanquear su invernadero unas 2 a 3 semanas antes de lo normal, que solía ser en la semana 9, pero sí con una dosis inferior. Según las circunstancias meteorológicas de febrero y marzo, es posible que, a causa de la lluvia, nieve y/o granizo la capa del blanqueado se haya desgastado por lo que a finales de marzo puede ser necesario aplicar una 2a capa.

Después de blanquear, es IMPRESCINDIBLE hacer unos ajustes en las pantallas, para evitar que después del blanqueo esté demasiado oscuro. En ese caso, prevenir sería peor que curar.

Si lo quiere hacer bien, las pantallas se tienen que ajustar semanalmente para proteger contra la luz. Hasta el día más largo hay un incremento, a partir de allí un descenso. Controlar la luz semanalmente es algo que se olvida con gran facilidad. Se dará cuenta que tiene que hacer un ajuste cuando entra al invernadero y tiene que parpadear con los ojos a causa de la luz, en ese momento habrá unos 10.000 lux de luz exterior (= 180 micromoles). 10.000 lux de lámpara (SON-T) equivalen a unos 120 micromoles. Con un medidor PAR (radiación fotosintéticamente activa) en el invernadero podrá controlar siempre el nivel de iluminación.

 

o Ácido Málico

Un dato a tener en cuenta durante la próxima temporada es el cambio en la cantidad de luz de un día a otro. Si hace buen tiempo, 6 moles o más, la planta gasta muy rápido su malato y absorbe ya durante las primeras horas de la mañana CO2. Si echa un vistazo a las hojas, verá que se vuelven más flojas. Si el día siguiente es un día con poca luz, el malato no será eliminado del todo y se producirán quemaduras en las hojas. Este fenómeno se presencia más en abril y mayo. Hemos observado esto en diferentes especies cuando cambiamos plantas jóvenes antes del mediodía a un lugar más oscuro. Incluso cuando solo las ponemos en un carro. Las plantas que están en el lugar más oscuro, sufren más daños.

Con algunas especies también pasa cuando se meten en fundas antes del mediodía y se colocan en un carro o camión. Si las plantas están llenas de malato, son muy sensibles para cualquier manejo.

Como hemos indicado anteriormente, vemos esto más a menudo cuando después de un día soleado viene un día oscuro y/o cuando las colocamos en un lugar oscuro demasiado pronto. Cabe considerar la opción de aumentar la dosis de luz durante los meses siguientes para que los cambios entre los días no sean demasiado bruscos.

Humedad ambiental

Parece que la humedad ambiental no tiene nada que ver con todo esto, pero no podría estar más equivocado. Esto es algo muy minimizado y subestimado. A partir de ahora y hasta mediados de mayo, si hace buen tiempo, la humedad ambiental puede ser extremadamente baja. Así que, con solo una pequeña cantidad de ventilación, el efecto sobre la humedad relativa puede ser muy grande. Un efecto que se intensifica por el aumento de luz. Una humedad relativa de entre 60 y 75% está bien, pero no hay que olvidar que, con temperaturas más altas, la humedad relativa también aumenta, así como la luz.

En otras palabras, con 28°C y 150 micromoles de luz, una humedad relativa de un 70% es mejor que una de 60%. Si aumenta la temperatura y la luz, entonces un 75% es aún mejor. Esto se debe al DPV o mejor dicho al déficit o la diferencia de presión de vapor en y fuera de la hoja.

Durante este periodo, además, puede incrementar la cantidad del rociado mientras que, a partir del día más largo, cuando el aire de fuera es mucho más húmedo, debe reducirlo. También puede mejorar el clima reduciendo la ventilación y/o dejando una pequeña rendija en la pantalla transparente.

En resumen, cuando entra al invernadero de las Phalaenopsis, está bien que empiece a sudar. 

Gusanos

Estos gusanos siguen siendo un gran problema. Seguimos esperando hasta encontrar una buena solución, pero hasta ahora las posibilidades son limitadas. Se sigue investigando y parece que ha habido un avance en atraer a los mosquitos con luces que las atrapan.

Sin embargo, la primera solución es la combinación de un sustrato bastante seco durante las primeras 8 semanas. Sí regarlas bien, pero dejarlas secar a continuación. Una combinación de sustratos gruesos que permanecen húmedas, es la peor combinación. Se prefiere el seco para que las raíces salgan de los plugs en busca de agua, eso es lo mejor. Especialmente en combinación con la introducción de Hypoaspis. Al principio suele haber un descenso en crecimiento, pero después de esas 8 semanas, cuando ya han crecido las raíces y absorben más agua, hay un aumento. Esto no justifica el retraso, pero de esta forma se pueden manejar los gusanos, causan menos daños y no tendrá que recurrir a un tratamiento químico. También hemos observado una menor afectación de lombrices en sustratos más densos, pero la mayoría de los cultivadores no están contentos con este tipo de sustratos húmedos. De todas formas, esto va en contra de la naturaleza de una planta epifita.

Tisanópteros

Preste bien atención a los tisanópteros. En los últimos años es un problema cada vez mayor. No solo en el engorde de las flores sino también durante la fase de crecimiento posterior.

Leucocoprinus birnbaumii

Este hongo ha vuelto de nuevo. Después de plantar las flores en macetas, hay que regarlas con Ortiva, un producto que ha demostrado ser muy eficaz. Si tiene muchas plantas con Luecocoprinus en la maceta, debe introducir un plan de acción para eliminarlo. Esto significa que mesas sobre las que se han colocado plantas con estos hongos, deben ser limpiadas. Sobre todo, cuando se han observado los hongos amarillentos con sombrilla, en ese momento es muy importante una limpieza profunda. Así que comience con material limpio encima de mesas limpias y desinfecte las mesas usadas con un desinfectante.

 

Cymbidium & bichitos!

Ahora que el tiempo empieza a mejorar y hay más sol y menos lluvia, es posible que aparezca el ácaro rojo. Sobre todo, en el cultivo de Cymbidium hay que tener cuidado. Usted mismo bien sabrá en qué tipos de invernadero y dónde aparecen primero los ácaros rojos. Controle con regularidad y empiece a tiempo con un control biológico de plagas. Los cultivadores que llevan años trabajando con controles biológicos saben que ahora es mucho más fácil que años atrás, cuando solo se empezaba con este tipo de controles. Sin embargo, dura al menos dos estaciones para tener la sensación de que el control biológico también hace su trabajo. De no ser así, hay que introducir un control químico. En ambos casos, es importante que se siga controlando y observando en todos los departamentos.

¿Sufre de una gran presencia de caracoles? Comience un control nada más al aumentar las temperaturas. Es posible a partir de finales de marzo - principios de abril, dependiendo de las circunstancias exteriores. La lucha contra los caracoles también es más fácil cuando el invernadero y las plantas están limpias, es decir, sin malas hierbas ni restos de hojas.

Selección tardía de Cymbidium

Probablemente antes de la selección tardía ya se ha blanqueado el invernadero. Dependiendo de las circunstancias y del desgaste del blanqueo, es posible que se tenga que repetir en el mes de abril para mantener la temperatura baja durante el día.

Selección temprana de Cymbidium

La selección temprana de Cymbidium que tiene que florecer antes del 1 de noviembre (semana 40 y más tarde) debe estar a una temperatura media diaria de unos 20°C. Si la primera es suave y soleada, eso no es ningún problema. Sin embargo, en marzo tronar, no es de extrañar, así que puede que haga mucho frío. En ese caso habrá que poner la calefacción. Es importante que haya una buena humedad relativa, porque un aire cálido y seco podría reducir el crecimiento del Cymbidium. Si utiliza pantallas anticondensación en estos departamentos, ventile con regularidad para eliminar la humedad. Dependiendo de las circunstancias meteorológicas, es posible que las pantallas se tengan que abrir durante el mes de marzo o incluso se tengan que quitar.